El proceso de diseño ha sido mistificado por mucho tiempo, ofuscandolo para hacerlo poco accesible a personas sin estudios o experiencia formal en procesos creativos. Afortunamente esto está cambiando, y la inclusión de modelos de pensamiento creativo y métodos ágiles en un equipo o empresa permiten que el trabajo de diseño sea colaborativo, abierto y transparente para todos.

La labor del diseñador está evolucionando para dejar de ser un contribuyente aislado y convertirse en un facilitador de diseño. Procesos en forma de talleres de Estudio de Diseño (Design Studio) permiten que todos los miembros de un proyecto puedan aprender y participar en el proceso de diseño, al mismo tiempo que aprenden y practican el diseño centrado en el usuario, las buenas prácticas de ideación y pensamiento creativo de Design Thinking.

El diseño es demasiado importante para dejárselo solo a los diseñadores.

Noah Ullmann

Qué es un Design Studio

Un Design Studio es un taller colaborativo de diseño que permite a los participantes hacer exploración creativa de ideas sobre un problema o reto específico por medio de la inteligencia colectiva del grupo. Una sesión de Design Studio permite a un equipo multidisciplinario proponer y explorar un conjunto amplio de ideas y de crear una visión compartida para crear prototipos que se puedan evaluar con usuarios.

Como proceso, Design Studio utiliza técnicas de lluvia de ideas, crítica de diseño y priorización en un período corto de tiempo. Para ejecutar una sesión de Design Studio se necesita un facilitador de diseño, una persona con formación en diseño que ayude a que otros puedan hacer trabajo de diseño. Este facilitador debe sentirse cómodo realizando actividades de ideación para generar ideas, moderando discusiones de crítica de diseño y promoviendo el consenso del equipo sobre posibles soluciones de diseño. En el mérodo de Design Sprint este el rol del Sprintmaster.

Las etapas de una sesión de Design Studio

Los métodos y el orden específicos que se utilizan en una sesión de Design Studio pueden variar, pero en general se tiende a seguir un modelo de cuatro etapas:

  • Divergencia: cada participante realiza una lluvia de ideas individual para generar un grupo de propuestas. Generalmente el facilitador promuevo que los participantes presenten sus ideas de manera visual en forma de bocetos (sketches) sencillos.
  • Presentación y crítica: los participantes presentan sus ideas al resto del equipo, quienes tienen la oportunidad de hacer comentarios y criticar de manera positiva las ideas de los demás, para identificar las fortalezas y debilidades de esas ideas.
  • Convergencia: los participantes de la sesión escojen las mejores ideas para juntos crear un primer acercamiento a una posible solución, modificando o combinando las ideas individuales de la etapa de divergencia.
  • Priorización: el quipo identifica temas y elementos comunes en las propuestas y determinan cuáles ideas valen la pena para seguir trabajando con ellas.

Cada etapa puede utilizar diferentes actividades y técnicas que quedan a discreción del facilitador de diseño según los recursos y el tiempo que tenga disponibles, así como la cantidad de participantes, el formato de la sesión (presencial o remoto) y el reto de diseño que en el que estén trabajando.

Las actividades que se realizan en una sesión de Design Studio se deben trabajar dentro de lapsos de tiempo finitos (timebox) para asegurarse que las sesiones generen resultados dentro de un marco de tiempo razonable.

Beneficios de Design Studio

Una sesión de Design Studio puede generar mucho valor para un equipo de diseño o de producto:

  • Como herramienta, sirve para obtener muchas ideas en modelo donde todos los participante pueden aportar su perspectiva y conocimiento, aprender de los demás y crear una solución concensuada en poco tiempo.
  • Como proceso, ayuda a consolidar equipos ágiles y de alto rendimiento que trabajan desde el principio con un enfoque centrado en el usuario y que les permitirá desarollar sus habilidades creativas y de negociación.

Design Studio se integra de manera natural con otros procesos y metologías de producto, y puede usarse en conjunto con otros métodos de diseño como Design Thinking, Lean UX o Design Sprint, independientemente si se quiere crear un producto tangible, software o servicios.

Publicado por Mauricio Angulo S.

Mauricio es diseñador de experiencia de usuario desde el año 2004. Es front-end developer, sprintmaster y entusiasta de AI. Es mentor en el programa Google for Startups y parte de la iniciativa de Microsoft Regional Director como mentor para corporativos y startups en diseño de experiencia de usuario, usabilidad y desarrollo de software. Es co-fundador de UX Nights. También es escritor, ponente internacional y profesor.